La diferencia entre crianza en botella y maduración en botella

Introducción

El mundo del vino es muy amplio y complejo, y existen muchos procesos y técnicas que influyen en la calidad y el sabor de cada botella. Uno de los temas más discutidos en el mundo de la enología es la diferencia entre la crianza en botella y la maduración en botella. Aunque ambos procesos implican el almacenamiento del vino en botella durante un tiempo determinado, existen diferencias significativas entre ellos.

¿Qué es la crianza en botella?

La crianza en botella es un proceso en el que el vino madura en botella durante un tiempo determinado antes de ser comercializado. Esta técnica se emplea para que los vinos puedan evolucionar, desarrollar nuevas características y suavizar los taninos. Durante la crianza en botella, los vinos se almacenan en una bodega oscura y fresca, a una temperatura constante y sin interrupciones. El tiempo que el vino debe permanecer en la botella depende del tipo de vino, pero suele oscilar entre los 6 meses y los 3 años.

El proceso de envejecimiento durante la crianza en botella

Durante la crianza en botella, el vino continúa evolucionando gracias a las enzimas y microorganismos presentes en la botella. Estos elementos trabajan juntos para transformar los compuestos presentes en el vino, suavizar los taninos y mejorar el aroma y el sabor.

  • Polimerización de taninos: los taninos presentes en el vino se suavizan y se vuelven menos amargos. Esto se produce gracias a la conjugación de las moléculas de tanino con otros compuestos presentes en la botella. Esta reacción química se conoce como polimerización de taninos.
  • Desarrollo de nuevos aromas: durante la crianza en botella, se producen reacciones químicas que originan nuevos compuestos aromáticos. Estos compuestos a menudo tienen aromas más complejos y sofisticados que los presentes en el vino joven.
  • Oxidación controlada: la cantidad de oxígeno que entra en la botella durante la crianza en botella es muy baja, pero suficiente para permitir que se produzca una oxidación controlada en el vino. Esto puede aportar al vino nuevos sabores y texturas.

¿Qué es la maduración en botella?

La maduración en botella es un proceso en el que el vino se almacena en botella durante un largo periodo de tiempo con el objetivo de mejorar su calidad y sabor. A diferencia de la crianza en botella, la maduración en botella solo se emplea en ciertos tipos de vino, como los tintos de guarda o los vinos de postre. Durante la maduración en botella, el vino se almacena en una bodega oscura y fresca a una temperatura constante, pero a diferencia de la crianza en botella, la cantidad de oxígeno que entra en la botella es muy baja.

El proceso de envejecimiento durante la maduración en botella

Al igual que durante la crianza en botella, durante la maduración en botella se producen una serie de reacciones químicas que transforman el vino. Sin embargo, estos procesos son más lentos y sutiles que durante la crianza en botella. Durante la maduración en botella, el vino pierde gradualmente sus aromas frutales a favor de aromas más maduros y complejos. Los taninos suavizan aún más, y el vino gana en complejidad y elegancia.

Principales diferencias entre la crianza en botella y la maduración en botella

Aunque ambos procesos implican el almacenamiento del vino en botella durante un tiempo determinado, existen diferencias significativas entre ellos. Las principales diferencias son:

  • Tiempo de almacenamiento: la crianza en botella suele durar entre 6 meses y 3 años, mientras que la maduración en botella puede durar décadas.
  • Objetivos: la crianza en botella se emplea para mejorar la calidad y suavizar los taninos del vino, mientras que la maduración en botella tiene como objetivo desarrollar nuevos y complejos sabores y aromas.
  • Tipo de vinos: la crianza en botella se emplea en una gran variedad de vinos, mientras que la maduración en botella solo se emplea en ciertos tipos, como los tintos de guarda o los vinos de postre.
  • Cantidad de oxígeno: durante la maduración en botella, la cantidad de oxígeno que entra en la botella es muy baja, mientras que durante la crianza en botella, se permite una cantidad suficiente de oxígeno para permitir una oxidación controlada.

Conclusión

La diferencia entre la crianza en botella y la maduración en botella es importante para entender los procesos implicados en la elaboración de nuestros vinos favoritos. Tanto la crianza en botella como la maduración en botella tienen como objetivo mejorar la calidad del vino y su sabor, pero emplean técnicas y tiempos de almacenamiento diferentes para lograrlo. Al comprender estas diferencias, podemos apreciar mejor los complejos sabores y aromas de cada botella.