¿Por qué es importante la temperatura en una cata?

Introducción

La cata de vinos es un arte que requiere paciencia, habilidad y conocimiento. Los catadores profesionales deben tener en cuenta muchos factores antes de dar su veredicto final sobre un vino. Uno de los aspectos más importantes es la temperatura a la que se sirve el vino. En este artículo, abordaremos la importancia de la temperatura en una cata de vinos.

¿Qué es la temperatura del vino?

La temperatura del vino se refiere a la temperatura a la que se sirve el vino. La mayoría de las personas sirven el vino a temperatura ambiente, lo cual es un error. La temperatura ambiente varía según el lugar donde se encuentre y el momento del año. Por lo tanto, la temperatura ambiente no es una guía precisa para servir el vino.

¿Por qué es importante la temperatura en una cata de vinos?

El aroma del vino

El aroma del vino es uno de los aspectos más importantes de la cata de vinos. La temperatura del vino afecta directamente a su aroma. Los vinos blancos y los vinos espumosos deben servirse fríos para mantener su aroma fresco y afrutado. Los vinos tintos, por otro lado, deben servirse a una temperatura ligeramente más cálida para que se liberen los aromas de la fruta y las especias.

El sabor del vino

La temperatura del vino también afecta a su sabor. Si el vino se sirve demasiado frío, los sabores pueden enmascararse. Si el vino se sirve demasiado caliente, los sabores pueden volverse empalagosos y pesados. Los vinos tintos deben servirse a una temperatura ligeramente más cálida que los vinos blancos y los vinos espumosos.

La textura del vino

La temperatura del vino también afecta a su textura. Los vinos tintos, cuando se sirven a la temperatura adecuada, tienen una textura sedosa y suave. Los vinos blancos y los vinos espumosos, cuando se sirven a la temperatura adecuada, tienen una textura ligera y refrescante.

¿Cuál es la temperatura adecuada para servir el vino?

Vinos blancos y vinos espumosos

Los vinos blancos y los vinos espumosos deben servirse entre 7 y 13 grados Celsius. Para mantener la temperatura del vino, deberías dejar enfriar la botella en la nevera entre 2 y 4 horas antes de servirlo. Si no tienes tiempo para enfriar la botella en la nevera, puedes ponerla en una hielera con hielo durante unos 30 minutos.

Vinos tintos

Los vinos tintos deben servirse entre 14 y 18 grados Celsius. Si el vino se va a servir en una habitación con temperatura ambiente, deberías dejar la botella de vino en una habitación fresca durante unos 30 minutos antes de servirlo.

Conclusión

La temperatura del vino es un factor muy importante a tener en cuenta al catar un vino. La temperatura adecuada permite que los aromas, los sabores y la textura de un vino se desarrolle completamente. Si no se sirve a la temperatura adecuada, los aspectos clave de un vino pueden ser enmascarados o volverse pesados. Las pautas de temperatura mencionadas anteriormente son solo una guía, ya que la temperatura adecuada también depende del tipo de vino, el productor y la región.

  • Los vinos blancos y los vinos espumosos se sirven mejor fríos para mantener los aromas frescos y afrutados.
  • Los vinos tintos deben servirse un poco más cálidos para que se desarrollen los aromas de la fruta y las especias.

En cualquier caso, es importante experimentar con la temperatura a la que se sirve el vino y encontrar lo que mejor funciona para ti y tus amigos. En última instancia, el objetivo de la cata de vinos es disfrutar del sabor y el aroma del vino y, para hacerlo, es importante servirlo a la temperatura correcta.